jueves, 26 de enero de 2012

Miguelito Cabrera











Nombre: Jose Miguel Cabrera Torres
Nació: 18 de Abril de 1983 en Maracay, Venezuela
José Miguel Cabrera se uniformó por vez primera a los 4 años y el miedo se le metió en el cuerpo. No volvió a jugar en todo un año. A los 13 tomó la decisión de su vida, quería ser lo que es: un grandeliga. Y consiguió dos scouts de lujo: su padre Miguel y su madre Gregoria.
Segun cuenta su abuela materna, Berta Torres “El siempre se tiraba por la empalizada para ir a entrenar o jugar caimaneras en el estadio de béisbol que está detrás de la casa …”
miguelito.jpg
Con el pasar de los años, esa suerte de patio trasero se convirtió en el destino de decenas de observadores y directivos de organizaciones del beisbol estadounidense, que peregrinaron desde el norte para comprobar con sus propios ojos lo que ya los reportes eran incapaces de definir adecuadamente.
José Torres, tío del jugador, recuerda claramente la impresión que su sobrino causó a los representantes del equipo de los Marlins de Florida. Sentado en la pequeña tribuna del descuidado parque de pelota, revive aquel momento: “Ellos estaban aquí, viendo hacia la puerta, impacientes porque Miguelito no llegaba; pues no se habían percatado de que estaba en el terreno y que había entrado al saltar por la pared de la casa de la abuela”.

“Luego, lo pusieron a fildear y lanzar la bola. No creían lo que veían. Después le dijeron:¡Vente a batear! Y Miguel la ponía donde quería. Iban de un lado a otro, no lo podían creer. Este muchacho como que es extraterrestre, bajó de la Luna, gritaban”.
Se equivocaban. José Miguel emergió del muy terrenal y humilde barrio La Pedrera en los alrededores de Maracay, estado Aragua, en un hogar en el que, a falta de pan, los niños nacían con el bate y el guante bajo el brazo.

Todos sus tíos maternos practicaron beisbol. José militó con los Tigres de Aragua y estuvo en las menores con Kansas City; David defendió en el país a la novena aragüeña y también se uniformó con los Cardenales de Lara; mientras que en EEUU estuvo con las filiales de otros pájaros rojos, los de San Luis. Francisco participó en la selección nacional amateur de beisbol y el menor, Pedro, tuvo una breve pasantía por los diamantes y luego se dedicó a las artes marciales.

Mas en este caso, hijo de gata caza ratón.La madre de José Miguel, Gregoria Torres jugó softball, al igual que sus otras tres hermanas, y destacó durante 14 años con el combinado femenino de Venezuela, ocupando la posición de campo corto y viajando a diversas competiciones internacionales.

“¡Ocho hijos deportistas!”, se ufana la señora Berta, quien a los 84 años celebró que su nieto haya completado el sueño que sus hijos apenas rozaron. “A ellos la suerte no los ayudó, cosas de Dios”, explica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada